ÉRASE UNA VEZ MELILLA

ÉRASE UNA VEZ MELILLA
GRUPO DE ESCUELAS MIXTAS

EN EL BARRANCO DEL LOBO

jueves, 19 de marzo de 2009

2º teniente de Infantería José Velarde









2º teniente de Infantería José Velarde

Hola a todos. He encontrado otro personaje singular que perdió la vida, defendiendo la causa en la que creía y para la que se había formado en la milicia. Una pronta pérdida ya que apenas hacía un mes que había llegado a Melilla, recién salido de la Academia de Infantería de Toledo, para perder la vida durante la Campaña de 1909, la noche del 2 al 3 de agosto de 1909, en defensa de un "blocao" a medio construir. Me estoy refiriendo al 2º teniente D. José Velarde y Velarde, jefe del destacamento compuesto de 60 hombres, todos ellos del Batallón de Cazadores de Alfonso XII.

D. José Velarde y Velarde, 2º teniente de infantería del batallón de Cazadores de Alfonso XII.

D. José Velarde y Velarde, 2º teniente del batallón de Cazadores de Alfonso XII, era un jovencísimo oficial, el cual recién incorporado había salido de la Academia Militar con el empleo de 2º teniente con la última promoción el 13 de julio de 1909. Había llegado a Melilla, poco tiempo antes y siendo su primer destino el batallón de Cazadores ya citado., Había pasado su primera revista en su corta carrera militar, el día 3 de agosto del mismo año, es decir, 3 días antes de morir en combate, defendiendo un “blockhaus” en las cercanías del barranco de Beni Ensar, próximo a Melilla, y del cual, era el jefe de la posición, su primer mando asignado. Su segundo, era el sargento del mismo batallón de Cazadores, D. Isidro Cañadas.

El periodista Rodríguez de Celis, describía la muerte en combate del teniente D. José Velarde Velarde, de la forma siguiente en el periódico “La Correspondencia de España de fecha 5 de agosto de 1909, bajo el título “El oficial muerto”, dentro del apartado “Informaciones de Melilla”, el cual, cito textualmente:

“…El Oficial muerto. Al regresar hablé con el teniente coronel del Alfonso XII. Dijóme que el oficial muerto prestaba por primera vez servicio, pues no había tomado parte en operación alguna. Una de las primeras balas que dispararon los rifeños contra sus soldados le hirió mortalmente. Seguía las referencias de los soldados, el oficial, al comenzar el ataque, inspeccionó los frentes del blockhaus mostrándose satisfecho. Aconsejó a su gente apuntase bien y ahorrase municiones.
Después, viendo que el fuego aumentaba, salió del reducto. A los pocos momentos, caía atravesado.

El sargento trató de ocultar su muerte; pero la tropa advirtió lo que ocurría, y en vez de amilanarse se enardeció. Todos los soldados, desde entonces querían tomar parte en las salidas…”

Dentro de la misma sección titulada “Informaciones de Melilla”, se hablaba de los comportamientos del sargento D. Isidro Cañadas, el cual, al morir en acción de guerra su jefe, se puso al mando del blockhaus para dirigir su defensa y del resto de soldados que componían la guarnición, destacando un cabo y un corneta. El citado rotativo madrileño, “La Correspondencia de España” de fecha 5 de agosto de 1.909, describía así los hechos (textual), bajo el título de “El héroe”:

“…El sargento que tan valerosamente se ha batido en la defensa del fortín es natural de Figueras (Gerona). Ha sido muy felicitado en el campamento de Alfonso XII, donde se halla en estos momentos. También se distinguieron mucho un cabo y un corneta, pudiendo decirse que todos los soldados se comportaron como verdaderos héroes. La mayor parte de ellos son valencianos.

El coronel de Ingenieros ha manifestado que el “blockhaus” ha quedado ya terminado por completo. Ha salido un nuevo convoy a proveer a los destacamentos avanzados. Va, como siempre, convenientemente protegido…”

El “Blockhaus Velarde”.Los hechos.

En la siguiente noticia, publicada en el rotativo madrileño “La Correspondencia de España”, de fecha 6 de agosto de 1.909, podemos leer como se desarrollaron los hechos, la noche del 3 de agosto en el que en una fortificación inacabada, al frente de la cual, se hallaba un jovencísimo 2º teniente, el cual apenas hacia un mes que había llegado destinado a Melilla, perdió la vida ante un ataque rifeño, ¿inexperiencia?, ¿mala suerte?, no se sabe ya que en ningún momento dicho oficial se echó atrás, incluso según se deduce, recibió dos heridas de bala, primera en el costado que le dejó maltrecho, la segunda, mortal de necesidad, en la cabeza, la cuestión y según se deriva de la información recibida por la prensa de la época, todo y a pesar de hallarse herido la 1ª vez, volvió al frente de sus soldados y murió combatiendo, un joven que entregó su vida la cual, había decidido consagrar a la milicia, “religión de hombres honrados”, tal y como la definió D. Pedro Calderón de La Barca. El teniente de Infantería D. José Velarde y Velarde, murió en combate, cumpliendo con su deber, al igual que los dos soldados del batallón de Cazadores de Alfonso XII y que formaban parte de ese destacamento del cual, el segundo teniente Valero era jefe.

“…(Por correo). El Último combate. – El “Júpiter” y los moros. Llevábamos unas cuantas noches en calma, tranquila…
Hay que advertir que nosotros consideramos ya como días y noches tranquilas y en calma aquellos en que oímos solamente cincuenta cañonazos por la mañana, a la hora en que los convoyes salen de la plaza para nuestras posiciones avanzadas, y otros cincuenta o sesenta por la tarde, cuando regresa la expedición de aprovisionamiento , sin contar algunos tiros de fusil seguidos de descargas, además de la natural zozobra de los que nos encontramos dentro de la plaza sentimos por la suerte que correrán los que marchan protegiendo los convoyes, y de la inquietud que a todas horas nos inspiran las fuerzas que ocupan las avanzadas.

Pero anoche, noche de luna espléndida, clarísima, que iluminaba a través del diáfano ambiente las laderas del Gurugú, envolviendo todo el campo en haces de luz tibia y dulce, anoche, la calma de fuera contrastaba con la ansiedad que sentíamos muy adentro.

Por la tarde, cuando el bizarro coronel del regimiento de África, D. Ignacio Axó, regresó a la plaza al frente de la columna que había protegido el convoy, rebosaba de júbilo. –Nos han tirado a menos de 200 metros, y no hemos tenido ni un contuso- decía el valeroso jefe- En cambio les hemos hecho a los moros más de diez bajas, vistas por nosotros-.

Y todos los que conocemos, por verlo a diario, el terrible fuego que nuestros enemigos envían a los convoyes, participamos de la alegría de Axó… Pero…¡duró tan poco nuestra tranquilidad y nuestro contento!

Los ingenieros militares, protegidos por fuerzas de cazadores y de artillería, habían construido un blockhaus -fortín de hierro y madera empotrado en tierra hasta la mitad de su altura- entre la primera y segunda caseta, próximo a la posición de Sidi-Musa. Una alambrada rodeaba el blockhaus que, aunque quedó en disposición de cumplir el objeto para que había sido construido, no estaba terminado.

Cuando regresó la columna que protegía los trabajos, quedó en el fortín un destacamento de Alfonso XII, al mando del segundo teniente D. José Velarde y Velarde, un muchacho jovencito recién salido de la Academia, incorporado el día 13 del pasado mes de julio a filas, y para quien la revista de anteayer había sido lo primera de su vida militar.

Cayeron las sombras de la noche sobre las traidoras gargantas del Gurugú. En el destacamento del blockhaus se montó el servicio, y la hermosura de la noche y la calma relativa de los últimos días prometía a los valientes soldados y a su joven jefe, sino horas de sueño, por lo menos momentos de reposo.

Primero se oyó una detonación, que pareció producirse a 400 metros del fortín; luego otra más cerca; más tarde tres o cuatro más; después de un intervalo de unos minutos una descarga….
El enemigo atacaba la fortificación, siguiendo la misma infame táctica de siempre, emboscado, oculto entre breñas, piedras y chumberas, sin que se advirtiera ni remotamente de donde partía la agresión, hasta que el fogonazo lo denunciaba.

A las doce en punto de la noche los rifeños en número superior a las fuerzas que ocupaban el fortín, decidieron atacarle.

El bravo oficial animaba a su gente, cuando una bala le hirió en la cabeza arrancando a su garganta el último suspiro.
Los momentos eran de angustia, la gravedad de la situación, extraordinaria. Se pidió auxilio a la plaza por medio de heliógrafo; pero una bala del enemigo destruyó el heliógrafo, cuando la comunicación terminaba. Un minuto antes habían cruzado tres balas por encima y a los lados del aparato; pero Dios permitió que el parte de socorro llegase a Melilla, que envió a los valientes defensores el blockhaus , dos batallones y parte de la brigada disciplinaria.

Un sargento había tomado el mando de la fuerza destacada, que se defendía valerosamente, queriendo vengar “in continenti”, en el mismo instante de lo ocurrido, el infame asesinato del joven oficial.

En la empeñada lucha dos infelices soldados perdieron la vida, siendo heridos 15, de los cuales 11 lo están levemente. A las cuatro de la mañana terminaba el fuego…

El general Tovar acudió al Hipódromo desde los primeros momentos; el batallón de Talavera, que en auxilio de los defensores del fortín, bajaba a las dos de la madrugada a paso ligero la loma de Las Cabrerizas Altas, marchaba animoso, entonando el himno del batallón…

Las emociones de la noche parecían ser anuncio de un día de lucha sangrienta y terrible como las de los días 23 y 27; pero hasta las doce de la mañana no se han oído otros disparos que los de las baterías de Camellos y del Hipódromo, que protegían la marcha del convoy que salió a las once y media.

Sobre la tumba del joven oficial, que en los primeros días de su vida de soldado sucumbe frente al enemigo delante de sus fuerzas, caerán como tributo de admiración y de gratitud las oraciones de los buenos españoles.

¡Cuanta tristeza lleva al corazón ver destruida y rota en un instante la cadena en la que los eslabones son otras tantas esperanzas juveniles!. Descanse en paz, y unido a su recuerdo irá siempre el de los dos soldados, que sin otro estímulo que el sacrificarse por la Patria, ofrecieron y dieron su vida al lado de su jefe…”

En ayuda de esta posición, acudió la columna del coronel D. Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, ahuyentando a los moros los cuales, amenazaban con tomarla, siendo después, reforzada y abastecida.

Sobre este ataque y la ayuda que llegó de Melilla en socorro del blockhaus Velarde, otro rotativo de la época, en este caso “La Ilustración Artística”, con dos fotografías de M. Asenjo, daba de la siguiente forma, la reseña de los hechos:

“…El único combate de relativa importancia que se ha librado en estos últimos días ha sido el motivado por el ataque de los moros al blocao en construcción, cerca de la segunda caseta, en la noche del 2 al 3 de los corrientes (agosto). Los sesenta hombres del batallón Alfonso XII al mando del segundo teniente Velarde que guarnecían el blocao hubieron de luchar por espacio de tres horas con 600 moros a los que contuvieron batiéndose heroicamente hasta que la llegada de dos columnas puso en fuga a los rifeños. En la defensa murieron el teniente Velarde y resultaron cinco soldados heridos graves y nueve leves. La conducta del sargento que se hizo cargo de aquella reducida fuerza al morir el oficial, ha merecido los mayores elogios del comandante en jefe del ejército de operaciones.
Fuera de esto, sólo se han registrado los acostumbrados tiroteos diarios contra el convoy que lleva provisiones a las avanzadas…”

El 8 de agosto de 1.909, los ingenieros militares volaron con dinamita, una casa situada a unos 200 metros de dicho blockhaus y de donde al parecer, pudieron partir los tiros rifeños que costaron la vida al 2º teniente D. José Velarde y Velarde.

¿Cómo cayó el teniente Velarde?, según explicó el sargento D. Isidro Cañadas.

En La Vanguardia del 9 de agosto, la muerte del teniente Velarde en combate, quedó recogida así, según palabras del sargento del batallón de Cazadores de Alfonso XII, el cual, asumió el mando una vez muerto el teniente D. José Velarde y Velarde (textual):

“…Madrid 8, 11’40 n. De una crónica de Melilla telefoneamos el relato del ataque del “blockhaus” donde murió el oficial señor Velarde.

El heroico sargento Isidro Cañadas, natural de Figueras, dice que cuando salieron hasta la alambrada, los moros estaban encima parapetados en las trincheras de la vía férrea y fue luego un grupo y se aproximó aullando, tirando piedras y agitando palos.

El teniente había municionado y había ido mirando donde estaba cada cual. Le pareció todo bien. Nos recomendó que no se malgastase un tiro. A poco salió al reducto y empezó el más espeso fuego ( debió de ser el “impas” entre las primeras detonaciones y la descarga, descrito ya anteriormente en la noticia publicada en “La Correspondencia de España del 6 de agosto).

Repentinamente mi teniente se llevó las manos al costado y cayó. Fue hacia él su asistente y sólo se le oyó decir-¡Ay padres míos! Y ¡A mí…!-(Cabe la posibilidad de que fuera herido en dos ocasiones, siendo la última vez, la que le costó la vida).

A mí me entró una cosa que ahora no sé explicar; así como ganas de poder disparar muchos tiros y a la vez morder. Le dije al asistente: -Baja a tu amo y chitón-.
Luego me puse en el reducto y exclamé: -El teniente está mal herido, con que vamos a ver los hombres. Hay que salir a la alambrada y hacerles polvo. ¡Cuidado al apuntar!-.
Y nada más: que nos pusimos ¡pim! ¡pam! Y nadie volvió la cabeza ni para mirar al que caía…”

El sargento D. Isidro Cañadas, al llegar al campamento base del batallón de Cazadores de Alfonso XII, fue muy felicitado por su comportamiento.

Algunos de los defensores de esta posición fueron:

Según se preguntó al sargento D. Isidro Cañadas (de ahí los nombres de algunos de los defensores del fortín), era sobre los hombres que se portaron con mayor valor y su respuesta fue, empezando por el cabo (Nota: el teniente y el sargento, son añadidos del firmante).

2º Teniente D. José Velarde Velarde. Fallecido en combate.
Sargento D. Isidro Cañadas, natural de Figueras (Gerona).
Cabo D. José Ballester, natural de Valencia.
Corneta D. Luís Ballester, natural de Valencia.
Soldado D. Nicasio Judes Bonaza, natural de Ateca (Zaragoza).
Soldado D. Santiago Alonso Hernández, natural de Ariza (Zaragoza).
Soldado D. Marcos Mateo Aparicio, natural de Torralba de Ribota (Zaragoza)
Soldado D. Camilo Melendo Pérez, natural de Calatayud (Zaragoza).
Soldado D. Manuel Travare Bensedí, natural de Vilmellas (Zaragoza).
Soldado D. Antonio Lagoimen Miranda, natural de Huesca.
Soldado D. Raimundo Bertibal García, natural de de Moros (Zaragoza).
Soldado D. Pedro Franco Abad, natural de Cimbaya (Zaragoza)
Soldado D. Mariano Gimeno Buenafé, natural de Santa Cruz del Río (Zaragoza).
Soldado D. José Valnead Benavent, natural de Cabañal (Valencia).
Soldado D. José Surián Sanfeliu, natural de Valencia.
Soldado D. Cristóbal Parés Blanco, natural de Valencia.
Soldado D. Miguel Cerbera, natural de Villamarchanto (Valencia).
Soldado D. Francisco Zarzo Val, natural de Beneguacil (Valencia)
Soldado D. Juan Estopiña Ferrere, natural de Morella (Castellón de la Plana).
Soldado D. Manuel Fabregat Solé, natural de Morella (Castellón de la Plana).
Soldado D. Perfecto Comas Capdevila, natural de Villafamé (Castellón de la Plana).
Soldado D.Manuel Belenguer Casanovas, natural de Villafamé (Castellón de la Plana).

Todos ellos, pertenecían al batallón de Cazadores de Alfonso XII, hallándose bajo las órdenes del 2º teniente jefe del destacamento de blockhaus Velarde, la noche del 3 de agosto de 1.909. La baja del teniente Velarde, en el batallón de Cazadores de Alfonso XII, fue publicada según el rotativo madrileño “La Época” de fecha 17 de septiembre de 1.909, el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra de ese día, datando su finamiento, el 3 de agosto anterior.

Como recompensa, el 2º teniente D. José Velarde y Velarde, fue ascendido a 1r teniente en fecha 3 de agosto de 1.909, según publicaba el Diario Oficial del Ministerio de La Guerra y este empleo, fue concedido por S.M. El Rey D. Alfonso XIII.
---:---
- Fuente: “La Correspondencia de España”, Madrid, núm. 18.803, págs. 3- 4, de fecha, jueves 5 de agosto de 1.909.
- Fuente: “La Correspondencia de España”, Madrid, núm. 18.804, pág. 3, de fecha viernes 6 de agosto de 1909.
- Fuente: “Anexo II, La Guerra de Marruecos de 1909-1927”, en Internet.
- Fuente: “La Época”, Madrid, núm. 21.116, pág. 2 de fecha domingo 8 de agosto de 1909.
- Fuente: “La Vanguardia”, Barcelona, pág. 3, de fecha lunes 9 de agosto de 1.909.
- Fuente: “El Imparcial” Madrid, núm.15.239, pág. 2 de fecha viernes 13 de agosto de 1909.
- Fuente: “La Ilustración Artística” (La Campaña de Melilla), núm. 1.442, pág. 543, de fecha jueves 16 de agosto de 1909.
- Fuente ”La Época”, Madrid, núm. 21.156, pág. 2 de fecha viernes 17 de septiembre de 1909.


por Hans Nicolás i Hungerbühler.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada