ÉRASE UNA VEZ MELILLA

ÉRASE UNA VEZ MELILLA
GRUPO DE ESCUELAS MIXTAS

EN EL BARRANCO DEL LOBO

viernes, 10 de abril de 2009

2/5.- 20.07.1909 : SIDI MUSA








D. Vicente Castell Muñoz y D. Román Soria Rubio, soldados

del batallón de Cazadores de Mérida

En dichos combates, el soldado del batallón de Cazadores de Mérida, perdió una pierna. Fue a su vez, el primer soldado que recibió una pierna ortopédica por haber perdido la suya en combate. Esta es su historia:

D. Vicente Castell Muñoz, natural de Engarcerán, (Castellón de La Plana), cazador de infantería del batallón de Cazadores de Mérida, participó en los combates de Sidi-Musa, el 20 de julio de 1909. En los mismos, resultó herido en la pierna izquierda por una bala explosiva que le causó una fractura conminuta de los dos huesos y destrozo de los músculos de la pantorrilla, siendo su estado gravísimo. (pronóstico médico publicado por el redactor en Melilla Rodríguez de Celis, en “La Correspondencia de España”, de fecha 26 de julio de 1909).

En su estado, se ocupó de un compañero, del batallón, D. Román Soria Rubio, el cual y también por bala explosiva, recibió el impacto de la misma en un brazo a la mañana siguiente (dia 21 de julio). Vicente Castell, logró contener la hemorragia y aguantar hasta que fueron evacuados desde Sidi-Musa al Hospital de Melilla el dia 22 del ya citado mes. En el Hospital Central de Melilla y ante la gravedad de las heridas, les fueron amputados los miembros dañados, pierna y brazo izquierdos. Román Soria, había presentado un pronóstico también gravísimo dado que tenía herida causada por arma de fuego, producida por bala explosiva en el tercio medio del brazo, con destrozo de huesos y de los músculos. (Citado por Rodríguez de Celis, en “La Correspondencia de España” de fecha 26 de julio de 1909.

Ambos heridos, según los partes que se daban en prensa para tranquilidad de las familias, evolucionaron favorablemente, según se recogía en “La Correspondencia de España” del 16 de agosto de 1909 y que decía, citando a otros heridos lo siguiente (textual):

“…Hospital Central. Soldados heridos. Con arreglo a las instrucciones recibidas nuestro querido compañero Sr. Mata ha visitado a los heridos en el Hospital Central de Melilla, y a continuación publicamos la lista que nos envía, para tranquilidad de las familias. Todos están muy mejorados y de no sobrevenir complicación alguna, todos curaran en breve.

- Vicente Castell Muñoz, de Mérida, natural de Castellón, herido el día 20 por bala explosiva en la pierna izquierda, la cual tuvieron que amputársela el dia 22 de julio de 1909.
- Román Soria Rubio, de Cazadores de Mérida, herido el 21 en el brazo izquierdo…”

El soldado D. Vicente Castell Muñoz, del batallón de Cazadores de Mérida, recibía en el hospital de Melilla, el Socorro entregado a los soldados heridos en campaña, esta vez de manos del general Arizón el 9 de septiembre de 1909 y consistente en 75 pesetas de la época. Fue evacuado al hospital militar de Málaga, donde llegó el 19 de septiembre en el vapor “Ciudad de Mahón”. Más tarde, sobre el 11 de noviembre. procedente de la “Suscripción Nacional” y de manos de la “Asociación de Señoras”, presidida por S.M. La Reina, recibía 250 pesetas más en concepto de Socorro, cantidades que eran distribuidas por los Gobernadores Militares o por la Gua rdia Civil a los heridos en la Campaña del Rif. Esta vez, también y por este concepto el también soldado de dicho batallón y herido en el brazo, D. Román Soria Rubio, recibía la cantidad de 100 pesetas, la misma fecha y en el mismo lugar.

El soldado D. Vicente Castell Muñoz, al parecer, fue el primer herido en combate al que como consecuencia del mismo, hubo que amputarle una pierna y, una clínica de Alsasua (Navarra),”la Clínica Ortopédica Prim,”, había puesto a disposición del Ministerio de la Guerra, una pierna ortopédica para substituïr a la amputada, siendo el agraciado, D. Vicente Castell Muñoz. Dicha donación, quedó recogida en la revista madrileña, “Nuevo Mundo” y decía (textualmente):


“…Nuevo Mundo, revista de Madrid, “Rasgo humanitario a favor de un soldado”. “…El director de la “Clínica Ortopédica Prim”, establecida en Alsasua (Navarra), deseando contribuir a favor de los heridos en Melilla, ofreció al Ministro de la Guerra una pierna artificial para el primer soldado que en la campaña hubiera teniodo que sufrir, por consecuencia de las heridas, la amputación de dicho miembro, costeando también los gastos a que diera ocasión la estancia del soldado, durante los días que fuese necesario permanecer en la Clínica para las diferentes pruebas y adaptación del aparato.

El generoso donativo de la “Clínica Prim” ha favorecido al soldado reservista Vicente Castell Muñoz, del batallón de Cazadores de Mérida num. 13, del cual reproducimos dos fotografías antes y después, respectivamente, de haberle sido colocada la pierna artificial. Este soldado fue herido el dia 20 de julio en el combate de Sidi-Musa, por el que dicho batallón, al mando de su teniente coronel D. Alfredo Muñis, rechazó al enemigo que pretendía asaltar la posición, protegido por la oscuridad de la noche. Por orden del capitán D. Armando Zamora salió la primera compañía para evitar que los moros se apoderasen de las acémilas, y en el combate que nuestras tropas sostuvieron, entre las sensibles bajas ocurridas, fue una la del soldado Vicente Castell quien, por efecto de las heridas, tuvo que sufrir la amputación de una pierna. Vicente Castell al regresar a su pueblo de Sierra de Engarceran (Castellón), ha escrito a sus favorecedores una carta, manifestando su agradecimiento…”
D. Vicente Castell Muñoz, soldado de infantería del batallón de Cazadores de Mérida.

Ambos militares, ingresaron en el Cuerpo de Mutilados, el de D. Vicente Castell, era anunciado en “La Correspondencia de España” de fecha 27 de marzo de 1910.

Esta hazaña, hubiera quedado así de no haberla dado a conocer D. Román Soria, 60 años después en “España y sus héroes”.

Hans Nicolás Hungerbühler

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada